Oxtar TCX Supermotard (y Briconsejo)

Las botas de supermotard, aunque la gente piense lo contrario, son distintas de las botas de enduro/motocross. Derivan de las botas ideadas para “lo marrón” y o bien se modifican o simplemente se añaden unas suelas adaptadas. Antes era muy difícil conseguir estos productos, pero actualmente existen marcas que fabrican modelos específicos de Supermotard como Rainers, Gaerne, las valoradísimas Sidi, y Oxtar (ahora llamada TCX) entre otras. Estas últimas son las que uso desde hace más de un año.

Estas TCX Supermotard son extremadamente rígidas, no son las típicas botas offroad blanditas y con tacto, sino que la mayor parte de la estructura externa se ha sustituido por material plástico de una dureza considerable pero con articulación en el tobillo. Estéticamente resultan bastante futuristas por la combinación de colores y las formas, pero eso es lo de menos… los motoristas somos un poco horteras generalmente.

Una vez calzado con ellas, ya vengas de unas botas de velocidad, o de unas offroad “domadas”, la sensación es de parecerte a Robocop. Al principio son durísimas y cuesta hacerse a ellas, pero después de unos meses de uso hasta las coges cariño por la sensación de seguridad que ofrecen. Los materiales son de calidad, los cierres son de aluminio y se regulan con relativa facilidad.

La peculiaridad de esta bota es la suela, ya que es la única del mercado que es intercambiable a través de una unión con un velcro especial que adhiere de una forma tremendamente eficiente. Sólo tiene dos puntos negativos, a parte del tacto gomoso frente al rozamiento con el asfalto. El primero es la forma de desgastarse, ya que en SM se gastan más las partes externas de la suela de forma biselada al apoyar el pie en inclinación, y eso hace que se llegue con mucha facilidad a desgastar zonas de la bota que no son suela. El otro punto negativo es la dificultad para encontrar recambios y sobretodo el precio de los mismos.

Motivado por este inconveniente decidí hablar con un zapatero amigo mío y plantearnos la opción de quitar las suelas originales, eliminar los velcros y adaptar unas suelas de la marca Vibram específicas de SM, con alojamientos para dos deslizaderas intercambiables mediante tornillos con tres opciones de compuesto. Nos pusimos manos a la obra, pedimos los materiales, y el resultado fue francamente espectacular gracias a las manos de mi amigo el zapatero, salvo por la tardanza, ya que vienen de Italia. Una vez puestas a prueba mi valoración es que se nota que son unas suelas diseñadas con este propósito, ya que por el exterior de la bota aporta un perfil de 1cm sobre el que normalmente se apoya el pie en las curvas, sin oponer resistencia a penas con el rozamiento y eliminando la fatiga que antes sí tenía con las suelas originales al tener que hacer fuerza para mantener el pie por delante.

De los tres compuestos existentes he podido probar dos, ya que por error inicialmente llegaron los de lluvia (de color gris) y aun con las condiciones adversas de la primera carrera, con mucho frío y humedad, las deslizaderas se deshicieron bastante. Las de la imagen superior, de color amarillo, corresponden a las de seco y son otra sensación completamente distinta, ya que es de un compuesto similar al nylon, mucho más duras, y deslizan con total suavidad sobre el asfalto, pero hacen bastante ruido. Al fin y al cabo vas arrastrando algo…

El tercer compuesto, el mixto, de color negro, no lo he probado aún, pero cuando sea el momento de sustituir las deslizaderas será el que monte, ya que me han comentado que duran aún más que las de seco y confieren más tacto.

Esta adaptación se puede hacer a cualquier bota de motocross/enduro y convertirla en una bota de supermotard como otra cualquiera, pero puestos a elegir, si pensáis entrar habitualmente en circuitos de asfalto lo más apropiado son unas botas más específicas y rígidas, ya que caerse en asfalto a velocidades por lo general superiores a las que se alcanzan sobre tierra es menos arriesgado si lo haces con unas botas con “exoesqueleto” rígido que limite las rotaciones del tobillo. El típico pisotón al perder la rueda delantera con el que me he hecho daño con otras botas no lo he sufrido aún con estas.

PD: Al “cerrar” Oxtar y convertirse en TCX es posible encontrar saldos de estas botas para el que le interese y encontrar chollos. A mí hace un año me salieron por 120€ y se de alguno que las ha conseguido más baratas aún

Artículos relacionados:

  • Tengo el placer de contaros que mi compañero de equipo Diego Grande Briones, piloto Top5 en el Campeonato Nacional de Supermotard en la categoría SM3, impartirá un curso de la mano de los chic ...

  • Llevo ya algún tiempo en el blog participando como integrante de esta familia, y después de completar mi primera temporada corriendo a nivel amateur creo que ha llegado el momento de hablar so ...

  • El 31 de enero hizo exactamente un año que probé por primera vez el Supermotard después de muchas temporadas haciendo motocross a nivel amateur. Más o menos por esas fechas surgió la opción de, ...

  • Tanto las carreras como el mundo del motor son muy caprichosos, un día te llevan hasta el segundo escalón del podium y al siguiente estás recogiendo para irte a casa en los entrenamientos del ...

  • Este pasado sábado 24 de septiembre pudimos disfrutar del primero de los cursos impartidos por MxCoach en la disciplina del supermotard gracias a la colaboración de Diego Grande, piloto venced ...

Escrito por

14 abril 2011. Categoría/s Experiencias, General, Supermotard, Técnica.

Como os habrá pasado a muchos otros, mis padres no aprobaban las motos, así que fue un gran logro conseguir en mi pubertad meter una Piaggio Typhoon en casa, a los pocos meses se cambió por una Rieju Spike de Supermotard con la que aprendí a trastear y me empecé a aficionar por el mundo del SM. A los 18 años cuando pude tener un coche con carro, bola, y remolque me hice con una CR 125 del 2001 de motocross con la que empecé a circuitear. A esta la siguieron una YZ250F del 2004, una YZ250 del 2006 (demasiado arroz para tan poco pollo) y una KX125 del 2008. También me hice con una Ducati 750SS del 2001 de la que estaba enamorado desde que la ví en un anuncio en prensa y con la que me paseaba por todas partes, pero con la que me dí cuenta de que la carretera no era lo mío, así que la vendí y compré mi primera SM, una CRF del 2005 con la que aprender, y después de un casi gripaje con reparación de 1700€ de motor decidí venderla después de 3 horas de rodaje, vender la KX 125 y comprarme una flamante KTM SMR 2010 (la penúltima que quedaba en España) con la que actualmente estoy corriendo y aprendiendo en el regional de Castilla y León.

Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0.
Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Comentarios en Facebook:

8 Comentarios en Oxtar TCX Supermotard (y Briconsejo)

  1. Dr-zetero bcn
    Dr-zetero bcn

    Buenas Jesus, me ha parecido muy interesante todo este briconsejo jejeje porque he visto este modelo de botas muy bien de precio y tenia pensado compramelo, mq gustaria saber cuanto te costo el apaño y si solo eliminaste los velcros y anclaste ls trnillos directamente en la suela, espero que me puedas responder.
    Muchas gracias y un saludo

  2. jesusmq
    Jesús Martín Quevedo

    Buenos días botones!!! el material de las suelas lo pidió mi zapatero directamente a la fábrica y supongo que saldría un poco más barato, pero las suelas fueron 50 y las deslizaderas 25. En cuanto al tema de la suela, retiramos la suela original, y con la lija eliminamos el velcro hasta que sólo quedó goma, sobre ella pegamos la suela vibram que es la que lleva alojada las tuercas, y encima de esta sólo tienes que montar las 4 deslizaderas con los tornillos.

    Vibram es una marca que fabrica infinidad de suelas de todos los tipos, así que tu zapatero tendrá algún contacto con la fábrica y te lo podrá mirar.

    Espero haberte ayudado!

  3. Dr-zetero bcn
    Dr-zetero bcn

    Muchas gracias por tu respuesta Jesus, me has ayudado mucho. En Bcn vi una tienda que tenian estas botas muy bartas pero no tenian mi numero y voy a intentar buscar algo, de todas formas calculando botas + apaño, ya son casi 200 euros y he visto unas Rainers de supermotard por casi 180 voy a intenar mirame las dos para decidirme, porque asi me podria ahorraria el apaño. De todas formas tu post es de gran ayuda muchas gracias y un saludo.

  4. jesus martin quevedo
    jesus martin quevedo

    De nada hombre! para eso estamos.
    Entre las Rainers y las Oxtar veo una gran diferencia. Si vienes de la velocidad, acostumbrado a mucho tacto, píllate las Rainers, son mucho más blanditas. Si estás acostumbrado a botas off road y su ausencia de tacto vete a por las Oxtar, protegen más, y son más rígidas, pero no tendrás tacto

  5. Dr-zetero bcn
    Dr-zetero bcn

    Pues mira he visto las Rainers por 175, la oxtar no las tienen en mi talla y luego he visto unas Alpinestar tech7 SM por unos 160 si no recuerdo mal, la verdad que nunca he llevado botas ni de velocidad ni off road, y las unicas que me pude probar fueron las alpinestar que no las note mal, logicamente note el peso de esta clase de botas y la rigidez pero de caña y pie me quedaban perfectas. Cual me recomiendas tu, porque lo que tengo que mirar esta semana es el precio del recambio de las suelas, porque las rainers llevan vibram y alpinestar son unicas de ellos. Muchas gracias por toda la info que me has dado hasta el momento.

  6. jesusmq
    Jesús Martín Quevedo

    Como bota, la mejor con diferencia es Alpinestars, es una marca con garantía de calidad. El problema es que si las quieres cambiar las suelas ahí ya me pierdo. He visto gente hacer SM con botas de cross tal cual, sin cambiar la suela, y cuando se gasta ponen otra y listo, pero claro, no se por cuanto sale la suela de Alpinestars, pero barata no debe ser.
    Si las oxtar no las tienen en tu talla pues casi mejor olvidate, siempre hay que coger un número más, y de hecho yo las mias las tengo que usar con calcetines muy finos o me aprietan demasiado.
    Yo de tí me decantaría por las Rainers, son buenas botas al fin y al cabo, blanditas y fácil de hacerte a ellas, todo lo contrario que las Oxtar, y además ya vienen con las suelas Vibram.

    Ya me contarás qué tal cuando te decidas, cómo te ves con los pies “escayolados”

  7. Dr-zetero bcn
    Dr-zetero bcn

    Hola Jesus, pues al final me he comprado las alpinestar, porque relacion calidad precio eran superiores a las rainers y porque las rainers no me las he podido probar en mi numero jajaja, y la verdad que tendre que aprender a conducir con estas botas, nunca habia llevado nada parecido porque no he hecho campo ni nada y la verdad que al principio iva muy raro, pero bueno a ver si poco a poco me hago a ella antes de entrar a circuito jejeje, muchas gracias por la info que me has ido dando me ha sido de mucha ayuda esperemos que si mas gente se pasa por aqui tambien les sirva de algo, bueno un saludo y v’ssssssss.

  8. jesusmq
    Jesús Martín Quevedo

    para eso escribo!! para intentar ayudar y compartir mis escasos conocimientos con la gente que lo necesite. y sobretodo dar a conocer el Supermotard, que aún somos una disciplina minoritaria, ya no en cuanto a gente que lo practica que somos bastantes, sino a gente que lo conoce.

    disfruta tus botas, pásatelo bien, y no te hagas daño!

Deja un comentario

*

Sobre el Autor

Como os habrá pasado a muchos otros, mis padres no aprobaban las motos, así que fue un gran logro conseguir en mi pubertad meter una Piaggio Typhoon en casa, a los pocos meses se cambió por una Rieju Spike de Supermotard con la que aprendí a trastear y me empecé a aficionar por el mundo del SM. A los 18 años cuando pude tener un coche con carro, bola, y remolque me hice con una CR 125 del 2001 de motocross con la que empecé a circuitear. A esta la siguieron una YZ250F del 2004, una YZ250 del 2006 (demasiado arroz para tan poco pollo) y una KX125 del 2008. También me hice con una Ducati 750SS del 2001 de la que estaba enamorado desde que la ví en un anuncio en prensa y con la que me paseaba por todas partes, pero con la que me dí cuenta de que la carretera no era lo mío, así que la vendí y compré mi primera SM, una CRF del 2005 con la que aprender, y después de un casi gripaje con reparación de 1700€ de motor decidí venderla después de 3 horas de rodaje, vender la KX 125 y comprarme una flamante KTM SMR 2010 (la penúltima que quedaba en España) con la que actualmente estoy corriendo y aprendiendo en el regional de Castilla y León.

Qué decimos en twitter…

Acceder