oxtar supermotard

oxtar supermotard

Artículos relacionados:

  • Las botas de supermotard, aunque la gente piense lo contrario, son distintas de las botas de enduro/motocross. Derivan de las botas ideadas para "lo marrón" y o bien se modifican o simplemente ...

  • Tengo el placer de contaros que mi compañero de equipo Diego Grande Briones, piloto Top5 en el Campeonato Nacional de Supermotard en la categoría SM3, impartirá un curso de la mano de los chic ...

  • Tanto las carreras como el mundo del motor son muy caprichosos, un día te llevan hasta el segundo escalón del podium y al siguiente estás recogiendo para irte a casa en los entrenamientos del ...

  • Como os comentaba en el post anterior, una avería mecánica me privó de correr la última prueba del campeonato para defender el tercer puesto final y tratar el asedio al segundo, que me aventaj ...

  • Este pasado sábado 24 de septiembre pudimos disfrutar del primero de los cursos impartidos por MxCoach en la disciplina del supermotard gracias a la colaboración de Diego Grande, piloto venced ...

Escrito por

13 abril 2011. Categoría/s .

Como os habrá pasado a muchos otros, mis padres no aprobaban las motos, así que fue un gran logro conseguir en mi pubertad meter una Piaggio Typhoon en casa, a los pocos meses se cambió por una Rieju Spike de Supermotard con la que aprendí a trastear y me empecé a aficionar por el mundo del SM. A los 18 años cuando pude tener un coche con carro, bola, y remolque me hice con una CR 125 del 2001 de motocross con la que empecé a circuitear. A esta la siguieron una YZ250F del 2004, una YZ250 del 2006 (demasiado arroz para tan poco pollo) y una KX125 del 2008. También me hice con una Ducati 750SS del 2001 de la que estaba enamorado desde que la ví en un anuncio en prensa y con la que me paseaba por todas partes, pero con la que me dí cuenta de que la carretera no era lo mío, así que la vendí y compré mi primera SM, una CRF del 2005 con la que aprender, y después de un casi gripaje con reparación de 1700€ de motor decidí venderla después de 3 horas de rodaje, vender la KX 125 y comprarme una flamante KTM SMR 2010 (la penúltima que quedaba en España) con la que actualmente estoy corriendo y aprendiendo en el regional de Castilla y León.

Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0.
Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Comentarios en Facebook:

Deja un comentario

*

Sobre el Autor

Como os habrá pasado a muchos otros, mis padres no aprobaban las motos, así que fue un gran logro conseguir en mi pubertad meter una Piaggio Typhoon en casa, a los pocos meses se cambió por una Rieju Spike de Supermotard con la que aprendí a trastear y me empecé a aficionar por el mundo del SM. A los 18 años cuando pude tener un coche con carro, bola, y remolque me hice con una CR 125 del 2001 de motocross con la que empecé a circuitear. A esta la siguieron una YZ250F del 2004, una YZ250 del 2006 (demasiado arroz para tan poco pollo) y una KX125 del 2008. También me hice con una Ducati 750SS del 2001 de la que estaba enamorado desde que la ví en un anuncio en prensa y con la que me paseaba por todas partes, pero con la que me dí cuenta de que la carretera no era lo mío, así que la vendí y compré mi primera SM, una CRF del 2005 con la que aprender, y después de un casi gripaje con reparación de 1700€ de motor decidí venderla después de 3 horas de rodaje, vender la KX 125 y comprarme una flamante KTM SMR 2010 (la penúltima que quedaba en España) con la que actualmente estoy corriendo y aprendiendo en el regional de Castilla y León.

Qué decimos en twitter…

Acceder